• Respeto y profesionalidad

    6 octubre, 2017

    Cataluña está viviendo unos momentos políticamente y socialmente muy intensos. En los últimos días, periodistas de diferentes medios de comunicación han estado increpados, insultados e, incluso, agredidos. Entre los hechos del todo inaceptables encontramos que se han boicoteado conexiones en directo, estropeado vehículos de una cadena de televisión, se ha escoltado policialmente un equipo o escupido a una periodista. Es importante recordar igualmente: la identificación policial de periodistas, las presiones para que revelen sus fuentes, la requisa de cámaras o teléfonos móviles y las agresiones por parte de agentes del orden a periodistas y fotógrafos, a pesar de ir bien identificados con brazaletes y chalecos de prensa. Son solo algunos de los hechos que han pasado en los últimos días. En todos los casos, son del todo inadmisibles. 

    El Colegio de Periodistas de Cataluña quiere reiterar una vez más su rechazo a cualquier tipo de violencia, física o verbal. En el caso de las fuerzas del orden, es especialmente grave cuando se extralimitan en sus funciones y hay comportamientos que están fuera de la legalidad. Es por éste motivo que hemos enviado al Delegado del Gobierno español en Cataluña nuestra repulsa a todo comportamiento violento o que persiga limitar la libertad de expresión.

    El Colegio de Periodistas reitera, una vez más, que es intolerable cualquier intento de intimidar o coartar la libertad de prensa. Es un derecho fundamental. Uno de los pilares de cualquier democracia. También lo es el respeto a la pluralidad de opiniones. La discrepancia se debe canalizar siempre con respeto. También es importante insistir en que los profesionales de la información deben velar por ser extremadamente rigurosos en momentos tan delicados y respetar el Código Deontológico del cual nos hemos dotado. Nos comprometemos a informar de manera cuidadosa y precisa, a diferenciar claramente entre informaciones y opiniones, y evitar la difusión de conjeturas o rumores. En definitiva, "acercarse a la realidad con la máxima fidelidad posible", desde el rigor y la profesionalidad. Debemos evitar tergiversaciones o manipulaciones de la realidad que solo sirven para añadir crispación en unos momentos ya suficientemente complejos.

    Ahora, más que nunca, respeto y profesionalidad.

    Encara no hi ha comentaris, pots ser el primer

    Deixa el teu comentari

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.